El Torito Willy´s surge el 13 de septiembre de 1980 en la ciudad de Valle de Bravo en donde, presa de la incertidumbre y a escasos dos días de las festividades del grito de independencia, su fundador y actual propietario inaugura su primer restaurante obteniendo un gran éxito.

Desde ese día El Torito Willy´s abre sus puertas cada fin de semana para brindar a sus clientes comida típica mexicana de excelente calidad y un servicio personalizado en un ambiente divertido. Al paso del tiempo El Torito Willy´s ha logrado consolidarse en la preferencia de sus clientes.

El 1 de julio del 2005 inauguró una sucursal en Avándaro donde actualmente goza del mismo éxito.

Fue un 13 de septiembre de 1980 cuando empecé en casa de mi abuela, era una de esas casas antiguas que a la gente le llamaba la atención por lo bonita. Se acercaba el puente del 16 de septiembre y como siempre, Valle iba a estar lleno de visitantes. ¡Se imaginan! Yo empezaba y nos sabía cómo le iba a hacer para atender a la gente en pleno puente. Pero como siempre he sido una persona que definitivamente no se da por vencido, me dije ¡claro que puedo! Y sí pude.


Yo siempre traía mi mercancía de carnicerías convencionales de Toluca, las tortillas igual porque aquí no las hacían. ¿Se imaginan cuando se me terminaban la carne o las tortillas? Tuve que hacer compras a lo grande, para que mis amigos y clientes tuvieran el excelente servicio que siempre he tratado de brindarles.


 

Todo comienza cuando de joven venía los fines de semana a Valle de Bravo a visitar a mi abuela que vivía en la casa Gómez Tagle en Bocanegra. Ahí me empezó a enamorar este paradisiaco lugar que al día de hoy me ha dado muchas satisfacciones como empresario y sobre todo como persona.

En el ir y venir a Valle me empecé a dar cuenta que no había taquerías; le di vueltas a la idea de poner una pero por supuesto, he de confesar, que entonces no sabía ni siquiera cómo se hacía un simple taco. Mi idea crecía día a día pero no quería una taquería común y corriente, mis tacos tenían que ser diferentes a los demás. Por fin me decidí y lo primero que tuve que hacer fue ¡Aprender a hacer tacos! Tengo un amigo que entonces tenía una taquería y que aún la tiene. Un buen día le comenté: “Oye Juanito ¿qué te parece si yo pusiera una taquería en Valle de Bravo” Me dijo que sería una muy buena idea y que por aprender a hacer tacos ¡Ni me preocupara!, él me iba a enseñar. Por algún tiempo iba a su taquería a observar cada paso, cada movimiento y la verdad ¡me encantó la idea! y mientras más aprendía, más veía ese sueño como realidad.

Hoy ya son treinta años por los que han pasado 3 generaciones, algunos de quienes hoy son mis amigos, cuando eran chicos yo los cuidaba, y ahora me traen a sus hijos para que los conozca y que al igual que sus papás disfruten de nuestros deliciosos tacos, por supuesto sin dejar de recordar juntos, muchos momentos de aquellos tiempos de su adolescencia cuando solían venir. Para mi es un orgullo ver que después de tantos años siguen pensando en nosotros.

Por tal razón, hace 19 años decidimos mi esposa y yo ir a una escuela culinaria donde nos graduamos como chefs. A partir de ese momento empezamos a elaborar nuestros propios productos, los cortes y carnes debían ser de la más alta calidad, manejamos siempre filete para lograr que nuestros tacos fueran “tacos gourmet” condimentados con nuestros productos, lo que les daba nuestro sello de garantía.

Usuarios
2
Artículos
11
Visitas del artículo
14132